Aprieta el botón

Una vez que hemos diseñado e implementado un buen marketing 3D y digital, nos hemos hecho visibles, hemos comunicado efectivamente lo que nuestra marca hace y hemos seducido con nuestra promesa, el camino está preparado para pasar al siguiente nivel.

El siguiente nivel son las VENTAS.
Una marca que no vende, no existe.

Es el mercado el que valida. Son los clientes los que dan vida a las promesas de marca.
Durante muchas (cientos) de conversaciones con clientes y con vendedores he llegado a la conclusión que hay una palabra que no ha sufrido cambio ni efecto por las múltiples transformaciones (incluida la digital), ha permanecido inmutable a través de los años, ha fortalecido su poder… Esta palabra es CONFIANZA. Es la generación de CONFIANZA la que concreta nuestras VENTAS.

Suena simple, no? Quizás lo es, pero créeme que es un desafío grande en el mundo de los negocios de hoy.

Nadie compra en quien no confía.
Nadie se entrega a quien no conoce.

En positivo el mantra del cliente sería algo como esto:
CONFÍO luego COMPRO.

El marketing nos hace visibles y nos permite mostrar quienes somos. Sea inbound u outbound marketing, digital o 3D, ésta disciplina nos hace sexy, si es que está bien hecha, pero por sobre todo, prepara el camino para que no seamos unos desconocidos para nuestros prospectos, para esas personas a las que llamamos: CLIENTES. Pavimenta el camino para construir CONFIANZA. El marketing y las ventas se unen con esta palabra clave.

En el escenario actual en el que la “crisis de confianza” instituciones, personas y sistemas, quienes gestionamos marcas tenemos la responsabilidad y el gran desafío de facilitar CONFIANZA y sostenerla.

Todo lo que hacemos en nuestro esfuerzos de marketing y ventas, construyen o destruyen confianza. No hay escala de grises en este punto.

El “botonicito” mágico de las VENTAS se llama CONFIANZA.

Dejar un comentario